Autoridades y ejecutivos de la industria del cobre estiman que la crisis originada por la caída de los precios y recortes de producción ya habría tocado fondo, pero destacan que la recuperación sería gradual.

Las opiniones sobre el panorama variaron de muy cautelosas a optimistas en el Foro Mundial del Cobre CRU/Cesco en Santiago, pero el ambiente general fue positivo y la mayoría coincidió en que fundamentos como la ausencia de nuevos proyectos y la demanda china darán soporte al valor del metal.

“Aparentemente, la industria minera ha dejado atrás su peor momento”, manifestó la ministra chilena de Minería, Aurora Williams.

La mayoría del mercado concuerda en que los precios probablemente convergerían en alrededor de US$ 3 por libra durante los próximos dos o tres años, dijo a Reuters Óscar Landerretche, presidente del directorio de la estatal Codelco.

El cobre cotizaba a alrededor de US$ 2.70 el miércoles y, aunque ha subido 27% desde su punto más bajo a principios del 2016, todavía está muy lejos de los días embriagadores del 2011, cuando alcanzó un máximo de alrededor de US$ 4.50.

El jefe de cobre y diamantes de Rio Tinto, Arnaud Soirat, citó factores como pocos proyectos nuevos, bajas en las leyes minerales y cierre de minas por agotamiento en próximos años para dar soporte al precio.

“Los fundamentos a largo plazo del cobre son bastante positivos, y esperamos ver un mayor crecimiento de la demanda de los mercados emergentes”, dijo al pronosticar un pequeño déficit este año.

La consultora CRU pronostica una tendencia al alza de los precios hasta el 2021, dijo su directora de investigación de cobre, Vanessa Davidson. “Esperamos que la presión sobre los costos continúe pero vemos que los precios suben más rápido que los costos operativos, asegurando que los márgenes aumenten”.

Sin embargo, algunos tienen más precaución. Muchos mencionaron que la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos podría dar impulso al gasto en infraestructura, pero sería negativo para el comercio mundial a raíz del aumento del proteccionismo.

Además, el superciclo fue “excepcional”, dijo Landerretche de Codelco, y agregó que hay pocas señales de un cambio que pueda impulsar un cambio drástico en el mercado como lo fue la entrada de China en la economía mundial, que impulsó los precios.

“No creo que las empresas vuelvan a invertir como locas quedaron bastante arañadas. Van a empezar a invertir pero con mucha más precaución”, comentó.

Los buenos inventarios y el todavía debilitado consumo chino hacen que un escenario de déficit sea poco probable este año, dijo por su parte el presidente ejecutivo de Southern Copper, Oscar González.

Fuente: Gestión