Fisco recibiría US$2.000 mills. adicionales este año si metal rojo se queda en US$3 la libra

9

Esto de acuerdo a cálculos de la economista de la Universidad de Los Andes, Cecilia Cifuentes. Los mayores recursos repercutirán en que el déficit fiscal pasaría de -3,1% -2,8%.

La trayectoria del precio del cobre ha sorprendido positivamente y desde un tiempo se ha convertido en un elemento de alivio fiscal para el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, destacándose entre tantas noticias negativas que ha recibido durante el último tiempo Teatinos 120. Es que el alza que ha experimentado el metal rojo no estaba en el escenario de ningún analista: en lo que va del año, el cobre ha subido 20% pasando de cotizarse de US$2,49 a US$2,99 la libra. Esto llevó a que en la actualización de las finanzas públicas, Hacienda elevara la estimación del precio del cobre efectivo de US$2,20 la libra a US$2,50 la libra; sin embargo, esa estimación se estaría quedando corta, ya que hoy el precio se sitúa en US$2,99 la libra. De mantenerse en estos niveles hasta fines de año, el precio promedio sería de US$2,8 la libra lo que tendría implicancias directas en los ingresos fiscales.

 De acuerdo a cálculos de la académica de la Universidad de Los Andes, Cecilia Cifuentes, los mayores ingresos por este concepto llegarían a US$3.000 millones. Sin embargo, por el lado del Producto Interno Bruto (PIB) habrá una merma en los ingresos por unos US$500 millones, puesto que el presupuesto se realizó con un PIB efectivo de 2,25%, pero luego se redujo a 1,5%. En suma considerando ambas variables, el efecto neto de mayores ingresos para el fisco sería del orden de US$2.000 millones.

Cristóbal Gamboni, economista de BBVA, señaló que ya en la actualización de las finanzas públicas de julio, Hacienda había señalado que los mayores ingresos por cobre serían del orden de US$1.870 millones. “Ahora si el cobre se queda en niveles cercanos a US$3 la libra, habrían unos US$1.130 millones extras”. Esto, en suma, son US$3.000 millones. Todo esto a su vez repercutirá en un menor déficit efectivo. “El déficit fiscal efectivo pasaría de un -3,1% a un nivel más cercano a -2,8%”, precisó Gamboni.