Nota Elaborada por Valeria Ibarra del apartado Economía y Negocios de El Mercurio

Participan todos en el family office Inversiones Duero, que tiene cuatro brazos con inversiones financieras, inmobiliarias, agrícolas y mineras, uno de los cuales es el proyecto minero en Coquimbo.

Nueve hermanos poseen el 75% de Minera Dominga, el proyecto en la Región de Coquimbo que requiere US$ 2.500 millones de inversión y que fue rechazado en el Comité de Ministros de Medio Ambiente el pasado 21 de agosto, provocando el mayor descalabro en el gabinete desde la llegada de la democracia, con todo el equipo económico renunciado.

Los controladores de Dominga son los hijos de Verónica Méndez Ureta y Carlos Alberto Délano Abbott, este último, cofundador del grupo Penta con Carlos Eugenio Lavín, investigados ambos por delito tributario y financiamiento irregular de la política en el mediático Caso Penta.

Las edades de los dueños de Dominga van desde los 40 años hasta los 20. Siete son varones, quienes estudiaron en el Colegio Verbo Divino, y las dos mujeres que estudiaron en el Colegio Los Andes. Todos, en mayor o menor medida, participan en el family office Inversiones Duero, que tiene cuatro brazos, inversiones financieras, inmobiliarias, agrícolas y mineras, uno de los cuales es el proyecto minero en Coquimbo. El directorio de Duero está integrado por los hermanos, y algunos de ellos cumplen distintas funciones en la gestión.

En el caso de Andes Iron, dueña de Dominga, los nueve hermanos participan en la propiedad a través de Inversiones Delmen (Délano-Méndez), teniendo similar porcentaje accionario. Andes Iron ha invertido alrededor de US$ 300 millones en la iniciativa minera, tanto en adquirirlo como en hacer los estudios ambientales e implementar la infraestructura para operar, dado que tienen tres sedes, una en Santiago, otra en Coquimbo y otra en La Higuera, donde se emplaza el proyecto.

A los Délano Méndez les gusta emprender y a través de sus sociedades están viendo inversiones inmobiliarias y mineras en Perú y también exploran ingresar al mercado de los bienes raíces en la Costa Este de Estados Unidos.

La mayor, Verónica, es periodista de la UC y está casada con Pedro Ducci Carnu, vicepresidente de finanzas y proyectos de Andes Iron y director de la misma compañía. Trabajó como colaboradora en Revista Capital durante cuatro años y luego fue encargada de comunicaciones de la Sociedad de Instrucción Primaria, ligada a los Matte, siendo hoy miembro del consejo de esta entidad. También hoy es la encargada de Marketing y Comunicaciones de Inversiones Duero y desarrolla proyectos editoriales.

Su esposo, Pedro Ducci ha tenido un rol clave en Dominga. Este ingeniero civil industrial de la UC con un master en administración de negocios en el Babson College, Estados Unidos, y más de 17 años de experiencia en la industria financiera, es uno de los fundadores de Andes Iron SpA. Fue él quien llegó en el 2009 a las oficinas de LarrainVial para preguntar por un fondo que invertía en minería en Chile. Ese era Minería Activa, donde estuvo hasta 2010 la familia Piñera Morel y cuyo principal activo era el proyecto Dominga.

En 2010, la familia Délano Méndez compró a LarrainVial el proyecto en poco más de US$ 100 millones, invitando después a participar a algunos ejecutivos mineros, como Iván Garrido, actual CEO de Andes Iron, así como a la familia Garcés Silva, que hoy tiene el 14%.

Carlos Délano, el hermano más involucrado en Dominga

De los hermanos Délano Méndez, el más involucrado en la iniciativa minera es Carlos Alberto, ingeniero comercial de la UC, de 39 años, y master of science in management en Stanford, California. Vivió varios años en San Francisco, Estados Unidos, con su esposa y sus hijos.

Además de ser director de Andes Iron desde 2011, Carlos Délano Méndez colaboró para que el proyecto se diseñara para compatibilizar desarrollo y medioambiente. Según sus cercanos, participó en múltiples actividades en la IV Región, la mayoría destinadas a hacer que Dominga genere encadenamientos productivos en la zona y que la mano de obra sea local. En este sentido, impulsó estudios con la U. Católica del Norte, alianzas con Trabajando.com y gremios locales.

Este ingeniero, que trabajó durante seis años en el Banco Penta, es también director del holding Empresas Banmédica, donde Penta tiene el 28,74% y son los mayores accionistas junto con Eduardo Fernández Léon, a través de Inversiones Santa Valeria. Ambos socios podrían, en el corto plazo, concretar su salida de este holding de salud, pues el viernes oficializaron un acuerdo no vinculante y sujeto a un due diligence para vender el 100% de Banmédica a la firma UnitedHealth Group Incorporated, con quienes acordaron un período de exclusividad en la negociación hasta mediados de noviembre.

Carlos Délano hijo partió trabajando en el Banco Penta desde su creación y desde allí escaló posiciones y tomó más responsabilidades. Cuando estalló el caso Penta, su padre delegó en él y en Pablo los directorios y las riendas del grupo a través de un mandato especial de “máximos poderes”, en noviembre de 2015.

Participa activamente en Duero y es inversionista en proyectos asociados a la innovación.

Los roles de los hermanos en Inversiones Duero

José Luis Délano Méndez (36 años, ingeniero en administración de empresas de la UGM) trabajó algunos años en la AFP Cuprum y hoy es el gerente de las áreas de administración, finanzas y agrícola de Duero.

Está casado con Teresita Cosmelli (hermana de Bernardita, cónyuge del presidente de la Sofofa, Bernardo Larraín Matte) y está ahora terminando un master en finanzas en la ESE Business School de la Universidad de los Andes.

También es muy activo en los negocios. Además de Duero, es socio de la compañía inmobiliaria especialista en propiedades de alta gama, Patagon Land, junto a Jaime Iglesis; José Antonio Rabat (hijo); Guillermo y Alejandro Quintana; Michael Grasty y Arturo Majlis.

Es, asimismo, director de Feria de Osorno, donde a través Duero poseen el 31,55% de la compañía agropecuaria.

Pablo Délano (37 años) estudió en la Universidad Internacional de Cataluña, donde obtuvo la licenciatura en Administración y Dirección de Empresas. Hizo una extensa carrera en el Banco Penta, donde llegó a ser gerente de la Banca Privada. En la actualidad está a cargo del área inmobiliaria en Duero, es director de empresas y participa en algunos emprendimientos propios.

Macarena (38 años) es ingeniera comercial de la UC y trabajó en empresas Banmédica. Tras vivir algunos años en el extranjero, desde hace una década trabaja en Duero, donde está encargada de las inversiones financieras.

Tomás (34 años), ingeniero comercial de la UC, con un MBA en la Universidad de Chicago, es director de la empresa San Sebastián Inmobiliaria, dedicada a gestionar los alquileres de distintos inmuebles que tiene el grupo.

Su hermano Andrés (30 años, abogado de la UDD), se casó el año pasado con Magdalena Bernat, ingeniera comercial de la UC, que trabaja en el Grupo Security. Es fanático del fútbol e hincha de la U. de Chile como su padre y todos sus hermanos. Trabaja en el estudio Pérez de Arce Abogados.

Benjamín (29 años) es ingeniero comercial de la Universidad del Desarrollo y trabaja en el área inmobiliaria de Duero. El menor de los hermanos, Agustín (20 años) estudia aún en la universidad.


DE LOS NUEVE hermanos, seis estudiaron carreras ligadas a la gestión de empresas. El viernes el grupo Penta anunció su intención de vender Empresas Banmédica junto a su histórico socio, Eduardo Fernández León.