Caserones: proceso de transformación apunta a lograr equilibrio económico a fin de año

11

A pesar de las dificultades en la operación, Maciej Sciążko, presidente de la cuprífera dice que al cierre de este ejercicio comenzarán a pagar por primera vez sus deudas.

A tres años de su puesta en marcha, justo en pleno declive del precio del cobre, Minera Caserones comienza a dar sus primeros pasos hacia el equilibrio económico, apuntando a la sustentabilidad del proyecto.

Pero el camino no ha sido fácil para la faena controlada por el consorcio japonés Lumina Copper, integrado por Pan Pacific Copper (77,37%) y Mitsui (22,63%), que a la fecha no sabe de ganancias y que incluso en su peor momento llegó a registrar pérdidas diarias de US$ 1 millón.

Hace un año se hizo un cambio en la administración, con la llegada del exgerente general de Minera Sierra Gorda, el polaco Maciej ŚSciążko, como el nuevo presidente ejecutivo de la minera nipona, quien dice que hay un cambio de tendencia en la compañía.

El escenario al que se enfrentó ŚSciążko no fue muy alentador, ya que era de pérdidas económicas significativas, principalmente por el retraso de la puesta en marcha de la planta concentradora, lo que se sumó a otros problemas, en su mayoría climáticos, que afectaron a la operación ubicada a más de 4.600 metros sobre el nivel del mar en la cordillera de la Región de Atacama.

Sciążko explica que la estrategia de la compañía se ha centrado en llevar adelante un profundo proceso de transformación con el foco puesto en aumentar la producción y optimizar los costos.

“No debemos olvidar que si bien es un yacimiento con bajo estéril y que produce concentrados muy limpios, tiene complejidades relevantes, como son su ubicación y una ley de mineral de 0,34% en promedio”, explica.

En la firma tienen claro que los desafíos seguirán presentándose en el futuro, por las características de este tipo de minería, diferente al resto de los yacimientos “con desafíos particulares, que van cediendo con la experiencia de los mismos”, explican.

Para eso, existe una serie de protocolos que consideran la preparación de personal y suministros necesarios para mantener la continuidad operacional.

La idea es reducir al máximo los efectos derivados de temas climáticos, como el que se produjo en mayo pasado, cuando hubo una extensa paralización de la producción, producto del daño que sufrió la línea de suministro eléctrico, luego de las fuertes nevazones que cayeron en Atacama.

“Estamos evaluando el detalle de las causas de la falla, y probablemente deberemos hacer algunos ajustes menores en la línea de transmisión para aumentar aún más su seguridad. Pero lo importante es que cada experiencia y cada invierno ha dejado también aprendizaje”, comenta Sciążko.

En la minera de capitales nipones cuentan que el plan de transformación ya comienza a dar sus frutos. Uno de ellos es que al primer trimestre ya cubría los costos operacionales, logrando ganancias por primera vez en torno a los US$ 22 millones, mientras que las pérdidas totales se redujeron en 25% en comparación al mismo periodo en el ejercicio anterior, situándose en US$ 66,5 millones, según el reporte que enviaron a la Superintendencia de Valores y Seguros.

“Actualmente, estamos nuevamente en el camino deseado, y la expectativa es lograr un completo financiamiento, incluyendo pago de deuda, hacia fines de este año. Para que ello ocurra debemos cumplir nuestro plan de producción y el precio del cobre debe mantenerse en torno a US$ 3 la libra”, sostiene el presidente de la compañía.

“Casos como Dominga, erosionan la certeza de los inversionistas”

Caserones fue una de las últimas grandes iniciativas mineras en desarrollarse desde cero.

Consultado por cómo veía el proceso en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental por el que deben pasar las empresas en Chile, el ejecutivo destaca la importancia de que este proceso sea realizado con parámetros objetivos, en los que se combine el cuidado del medio ambiente, y que se entreguen las condiciones necesarias para la seguridad de los inversionistas.

Respecto al caso de Minera Dominga, que fue rechazado en la Comisión de Evaluación Ambiental y el Comité de Ministros, pese a tener informes técnicos favorables, Sciążko dice que casos como ese, “erosionan esta certeza y eso debiera ser un profundo llamado de atención a todos los actores, autoridades, sociedad civil, y a las mismas empresas, para buscar la forma de volver a poner en el centro del análisis, por una parte, el valor que debe agregar la evaluación ambiental y, por otra, la certeza que la industria requiere para su necesario y buen desarrollo”.

Accionistas: “La capitalización de la deuda es un reconocimiento y muestra de confianza en el futuro”

Desde sus inicios, la operación de Caserones ha contado con un fuerte respaldo de sus accionistas japoneses -Pan Pacific Copper y Mitsui-, a pesar de las pérdidas que se han visto durante los últimos años. La última de las señales que recibió fue el canje de deuda por acciones propuesta a comienzos de 2017.

-¿En qué concluyó el proceso de canje de deuda propuesto por el directorio?

-El 31 de Marzo pasado se procedió a capitalizar una parte de la deuda, equivalente al 53% del total, es decir, US$ 1.400 millones aproximadamente. Esta operación no tuvo efecto alguno en la estructura de propiedad de la compañía y es un reconocimiento y muestra de confianza en el futuro de Caserones por parte de nuestros dueños.

-En este contexto de pérdidas, ¿cómo evalúa el compromiso de los accionistas de la compañía?

-Yo veo un apoyo y compromiso continuo de parte de ellos con la transformación que estamos desarrollando. Si a lo anterior agregamos la capitalización de la deuda, se configura un escenario que demuestra la confianza en el futuro de este yacimiento.

-Durante los últimos meses, se ha visto un incipiente alza en el precio del cobre, ¿cree que es el impulso que necesitaban para lograr números azules?

-Sin duda que el incremento en el precio del cobre es una noticia bien recibida por todo minero, y se valora importantemente. Sin embargo, y dadas las complejidades de este proyecto ya mencionadas, estamos claros en que la sostenibilidad se alcanzará sólo con una férrea disciplina en el control de costos y una producción acorde a nuestros planes. Ese es nuestro foco, y es en ello en lo que confiamos principalmente como base para sustentabilidad de este proyecto. No dependemos de las expectativas del precio, sino de nuestro trabajo y esfuerzo.

-¿Qué recursos restan en el proceso de arbitraje con el contratista Incopesa?

-En la construcción de un proyecto minero de la envergadura de Caserones es habitual que empresas contratistas formulen “claims” al mandante. Para atender esto, existen una serie de instancias reguladas que permiten resolver dichas diferencias. En este caso se siguieron todas las instancias del proceso y Caserones pagó lo estipulado por el árbitro, lo que resultó ser un monto dentro de nuestras expectativas (US$ 10 millones). Al día de hoy, es un tema completamente cerrado.