Nido de Águilas y Embalse Digua: Cómo son los proyectos hidroeléctricos ratificados por el Comité de Ministros

18

Según indicó el ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, en conjunto suman 150 MW de potencia y una inversión de US$310 millones.

SANTIAGO.- El Comité de Ministros ratificó por unanimidad este martes la aprobación de la Central Hidroeléctrica de Pasada Nido de Águilas, ubicada en la Región de O’Higgins, y del Proyecto Hidroeléctrico Embalse Digua, en la Región de El Maule. En conjunto, según informó el ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, suman 150 MW de potencia y una inversión de US$310 millones.

Además, sostuvo que el proyecto ubicado en la comuna de Machalí es el proyecto hidroeléctrico de pasada “más grande que ha aprobado el Gobierno de Michelle Bachelet”.

Embalse Digua

Ubicado sobre el río Cato, a 30 kilómetros al oriente de Parral en la provincia de Linares, el proyecto corresponde a la construcción y operación de una central hidroeléctrica de pasada de 19,98 MW ubicada a pie del embalse Digua y sus respectivas obras de transmisión.

También coordina la utilización de los excedentes de los ríos Longaví, Perquilauquén y Cato, los que son regulados con los recursos generados por el embalse Digua, que tiene una capacidad de 225.000.000 de m3.

Estará a cargo de la constructora e inmobiliaria chilena Besalco, firma ligada a la familia Bezanilla y tiene una inversión de US$30 millones.

Según el Estudio de Impacto Ambiental (EIA), “tiene por objetivo generar energía eléctrica mediante la construcción y operación de una central hidroeléctrica de pasada de 19,98 MW de potencia instalada, inyectando su energía media de 91 GWh/año al Sistema Interconectado Central (SIC)”.

La vida útil del proyecto se estima en un periodo de al menos 60 años (fase de operación), y se considera una duración de 16 meses de la etapa de construcción.

Nido de Águilas

Se localiza en la comuna de Machalí, provincia de Cachapoal, tendrá una capacidad instalada de 125 MW, generará 462 GWh/año y contempla un costo de construcción de US$280 millones.

La empresa Pacific Hydro será la encargada de su construcción y apunta que “fue socializada de manera temprana con las comunidades del Valle del Alto Cachapoal, lo que permitió implementar mejoras y ajustar las medidas de mitigación contempladas en el EIA”.

La nueva central captará y restituirá las aguas en el río Cortaderal, y tendrá una empleabilidad promedio de 500 personas con un máximo de 1.000 en el periodo peak.

Además, se prevé que su construcción se extienda por unos 46 meses, “período en el cual se utilizará el campamento ya existente y aprobado ambientalmente, utilizado durante la construcción de Chacayes, optimizando así el uso de infraestructura existente”.

El caudal de diseño de la obra de captación es de 30 m3/s equivalentes a los derechos de agua que el titular posee en dicha zona.