Ajustes en obras mineras y forestales totalizarían unos US$ 900 millones

La empresa Arauco, ligada al grupo Angelini, afirmó ayer que, tras dos semanas adecuando procesos, reactivará de forma paulatina el proyecto MAPA en el Biobío.

El sector minero representa entre 10% y 15% del gasto en el rubro de la construcción, y por eso en esta última industria están preocupados por los anuncios de suspensión y ajustes de grandes iniciativas extractivas. También les inquieta las adecuaciones en el proyecto Modernización y Ampliación Planta Arauco (MAPA), iniciativa por US$ 2.350 millones ligada a la forestal Arauco —del grupo Angelini— que se ejecuta en el Biobío.

Según se desprende del último informe Mach, de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), los cambios y paralizaciones en las áreas minera y forestal afectarían el desarrollo en hasta US$ 900 millones del gastos de construcción para este año. Esto se añade al golpe en el segmento inmobiliario, donde solo en Santiago por la cuarentena en diversas comunas se han frenado inversiones por 72 millones de UF, cerca de US$ 2.400 millones.

De acuerdo con la CChC, en el sector minero, que tiene un gasto en construcción estimado para 2020 de US$ 3.131 millones, se conoció —entre otros— la suspensión temporal de las actividades del proyecto Quebrada Blanca Fase Dos de la canadiense Teck.

Agrega que, desde la última semana de marzo, Codelco y Antofagasta Minerals — que desarrolla Infraestructura Complementaria (INCO) de Minera Los Pelambres— han reducido sus dotaciones. Así, en un escenario optimista, donde la actividad esté reducida o suspendida tres meses, el gremio se estima que el 11,7% del gasto en construcción para 2020 en el sector minero estaría sujeto a una recalendarización.

En un contexto pesimista —impacto de seis meses—, se estima que el 23,7% del gasto para este año —unos US$ 742 millones— estaría sujeto a modificaciones.

En el sector forestal —que tiene un desembolso en construcción estimado para 2020 de US$ 523 millones—, Arauco anunció un proceso de ajuste en las obras de construcción del proyecto MAPA. En este ámbito, la CChC estima que entre el 11,5% y 25,1% del gasto —es decir, hasta US$ 131 millones— podría verse enfrentado a un reacomodo.

El informe estima que 18 mil empleos se verían impactados en estos segmentos de infraestructura. La Cámara afirmó que este año se perderían 75 mil empleos en toda la industria. El gerente de Estudios de la CChC, Javier Hurtado, comentó que el rubro forestal explicaría 6% del total de la inversión.

Pese a todo, desde el mundo forestal estarían surgiendo noticias positivas. Consultada a raíz de este artículo, Arauco indicó ayer que tras dos semanas de adecuación en los procesos e instalaciones por parte de las empresas constructoras, para cumplir con las normas sanitarias por el covid-19, el proyecto MAPA “reactiva de forma paulatina los trabajos”.

La constructora Echeverría Izquierdo, que opera en MAPA, declinó referirse a este tema. Lo mismo ocurrió con SalfaCorp, que trabaja en el sector minero.