Alza del oro será moderada por fortaleza dólar y débil mercado físico

Los precios del oro se consolidarían durante 2020 y 2021 por debajo de sus máximos recientes, ya que su mayor demanda como activo de refugio se reducirá debido a la fortaleza del dólar y un débil consumo minorista, mostró el lunes un sondeo de Reuters.Imagen de archivo de un vendedor mostrando barras de oro en una joyería durante el festival Akshaya Tritiya en la sureña ciudad india de Hyderabad. 6 de mayo, 2011.

El oro al contado, que ha subido más de 10% este año, tocó un pico de alrededor de siete años y medio de 1.746,50 dólares el 14 de abril, cuando la pandemia de coronavirus sacudió los mercados mundiales y los bancos centrales emitieron una ola de estímulos monetarios.

La consulta a 37 analistas y operadores realizada este mes arrojó un pronóstico promedio para los valores del lingote de 1.639 dólares por onza en 2020 y 1.655 dólares en 2021.

Las previsiones son mucho más altas que las de una encuesta similar realizada en enero, que anticipó un precio promedio de 1.546 dólares este año y 1.600 dólares en 2021. Sin embargo, aún sugieren que la reciente recuperación del metal va a trastabillar.

Los lingotes probablemente se verán presionados por un dólar fuerte, que encarece al oro para los tenedores de otras divisas, y por la caída de la demanda en lugares como India y China, donde muchos consumidores están confinados y perdiendo ingresos, dijeron analistas.

Los precios también podrían ser vulnerables si los mercados financieros vuelven a caer y los inversores necesitan cobrar más activos líquidos para mantenerse a flote.

“Esperamos que los precios sigan atrapados en un tira y afloja entre los flujos de refugio seguro y las necesidades de liquidez”, afirmó Suki Cooper, analista de Standard Chartered.

No obstante, los bajos rendimientos de los bonos y las expectativas de nuevas medidas de estímulo económico deberían mantener la demanda de oro saludable a largo plazo, agregó.

Algunos analistas esperan que se repita la recuperación que siguió a la crisis financiera de 2008, cuando los precios del oro aumentaron en 1.000 dólares la onza a un récord máximo de 1.920,30 dólares en 2011.

Pero ese pico sólo podría alcanzarse de nuevo “si la situación se sale de control y la recesión breve y aguda esperada se convierte en una depresión más duradera”, advirtió Carsten Menke, analista de Julius Baer.

Fuente Reuters