Andes Iron sorprende en alegatos por Dominga y se compromete a tener un solo puerto en La Higuera

La empresa estaría disponible a no construir su puerto siempre que Cruz Grande se haga. Eso sí, esto último sería incierto, ya que no cuenta con concesión marítima y hay recursos en su contra por parte de Oceana.

En los últimos minutos de su intervención, y sorprendiendo incluso a los ministros del Primer Tribunal Ambiental con sede en Antofagasta, Andes Iron anunció hoy una propuesta para dar respiro al polémico proyecto minero-portuario Dominga que involucra una inversión de US$ 2.500 millones. Esto, en el marco de la audiencia que da cumplimiento a la orden de la Corte Suprema de una nueva revisión para analizar la calidad ambiental de la iniciativa.

El abogado de la empresa, Patricio Leyton, comprometió la instalación de un solo puerto en La Higuera. Según explicó, Dominga estaría disponible a no construir su puerto, siempre que Cruz Grande se haga. Eso sí, esto último sería incierto, ya que no cuenta con concesión marítima y hay recursos en su contra por parte de Oceana.

«Independiente de que se ha cumplido estrictamente con el desarrollo de un proyecto ambientalmente moderno y sustentable, entendemos que lo razonable es que en la zona se instale un solo puerto, ya que dos terminales tan cercanos no tienen justificación», indicó Leyton.

A través de un comunicado, la empresa ratificó lo señalado por su abogado, asegurando que se realizó una nueva propuesta consistente en que se compromete a la instalación de un solo puerto en la zona. «En la actualidad, en la comuna existe el proyecto portuario Cruz Grande y el proyecto Dominga, que contempla la construcción de un puerto en la zona de Totoralillo Norte», explicaron.

Andes Iron recordó que tras más de tres años de tramitación, la empresa obtuvo un Informe Consolidado de Evaluación (ICE) favorable, que recomendaba aprobar el proyecto, ya que este se hacía cargo de manera adecuada de cualquier eventual impacto ambiental.

«Dominga fue diseñado de acuerdo a los más exigentes estándares técnicos y medios ambientales, siendo el primer proyecto en la zona que utilizará para todos sus procesos sólo agua de mar desalinizada. Para ello, se instalará una planta desalinizadora, destinándose además a la comunidad 5 litros por segundo de agua potabilizable, con lo cual se duplicaría la disponibilidad del recurso para consumo humano», indicaron.

Asimismo, enfatizaron que la empresa se ha comprometido a aportar recursos para la creación de un centro de investigación científica de carácter independiente, con foco en áreas y especies protegidas del medio marino, y que en particular pueda analizar el comportamiento de cetáceos y pingüinos en el área de influencia y en las áreas de exclusión del Proyecto.

«Considerando la relevancia ecosistémica de la zona, en base a la información que se vaya generando, dicho centro de investigación podrá recomendar cursos de acción, los cuales pasarían a ser obligatorios y a formar parte de los compromisos de la empresa, siendo fiscalizables y sancionables por la institucionalidad vigente», explicaron.

Fuente Diario Financiero