Consejo Minero y el alza del sector: “No es tan sorprendente”

Dada la pandemia, gremio advierte que efectos en la producción se extenderán hasta el próximo año.

Una vez más la minería se convirtió en un aliado de la economía nacional. Y con un alza anual de 2,2% en junio, la actividad de este sector evitó que se dieran los peores pronósticos que habían anticipado los analistas sobre el curso de la economía para el cierre del primer semestre.

Sin embargo, en palabras del gerente de Estudios del Consejo Minero, José Tomás Morel, el aumento “no es tan sorprendente como parece”.

El experto comenta que, al tomar como referencia el crecimiento de 4,3% experimentado durante los primeros tres meses del año, la pandemia “con sus efectos en menores dotaciones y cierres parciales, sí ha afectado la producción del sector”.

Por lo mismo, a juicio del gerente de Estudios del gremio, que la industria minera haya logrado sostener cierto nivel de crecimiento -y el haberse coronado una vez más como la principal sobreviviente al virus- ha sido posible, en medio de la emergencia, gracias al “esfuerzo redoblado de empresas y sus trabajadores, junto con el apoyo de las autoridades”, explicó.

Pensando en lo que viene, Morel prefiere hablar del resto del año más que realizar una proyección específica para un mes en particular.

En esa línea, detalló que desde el Consejo Minero “vemos que los efectos en producción de las menores dotaciones se van a extender hasta el próximo año”.

Esto, señaló Morel, pasará incluso si se flexibilizan las restricciones vigentes para el movimiento de las personas, ya que en la coyuntura actual “se han debido postergar algunos mantenimientos y adecuar los desarrollos de mina”, lo que en su opinión, “tarde o temprano va a constituir una limitación para mayores crecimientos”.

Así, el representante del gremio planteó que el resto del año, el Producto Interno Bruto (PIB) del sector minero será determinado a partir de fuerzas contrarias. Por un lado, dijo, está el “impulso positivo que traía la producción de cobre hasta antes de la pandemia” -y que “todavía muestra cierto vigor”-; mientras que desde el otro plano, destaca “las limitaciones al crecimiento actual y de mediano plazo que imponen las menores dotaciones en las faenas”.

Si bien el gremio no cuenta con una proyección propia para el PIB de la industria en 2020, Morel señaló que algunos analistas estiman que los efectos del Covid-19 implicarán una menor producción de cobre en un rango de 3% a 5% distribuida entre lo que resta de este año y 2021, con lo que advirtió que “es probable que el PIB minero no crezca este año”.