El cobre sigue imparable: superó los US$ 3,8 la libra y el dólar cerró su cuarta jornada consecutiva a la baja

En el mercado dan por descontado que el metal rojo tendrá un buen desempeño durante 2021. El efecto en el tipo de cambio genera debate.

La Bolsa de Metales de Londres ayer fue testigo de un nuevo hito del cobre. Según la información de Cochilco, el precio del metal rojo llegó a US$ 3,82, el nivel más alto desde el 1 de 2012, cuando registró un precio de US$ 3,89 la libra.

Los analistas prevén que, de mantenerse este escenario, el precio del cobre podría superar los US$ 4 en 2021, en medio de un repunte generalizado en el precio de los commodities.

En tanto, el precio del dólar en Chile, que se correlaciona inversamente con el del cobre, cerró a la baja por cuarta jornada consecutiva, en $719,67, acumulando en el período una baja de más de $ 15.

“El precio del cobre tiene una relación directa con la apreciación del peso. La explicación teórica es que al subir el precio del cobre se traduce en mayores ganancias de la industria minera y al traerlas al país afecta la cotización del dólar en Chile, apreciando el peso. Todo esto porque la principal actividad chilena es la minería”, explica el estratega de inversiones en Acciona Capital, Fernando Montalva.

“Si dejamos de lado la teoría, veremos qué el precio del cobre tiene efectos de segunda vuelta en la economía chilena, como por ejemplo, un aumento de la inversión extranjera –tanto en minería como en otros sectores– y apuestas de largo plazo a las acciones y bonos chilenos. Así, se genera un círculo virtuoso en la economía chilena y en el peso”, agrega.

Otro de los efectos que genera un rally en el precio del cobre y commodities en general es un mejor desempeño de los mercados emergentes versus los desarrollados. “Eso genera un cambio en el asset allocation de las carteras, buscando aumentar la exposición a mercados emergentes y suele afectar a Chile con mayor fuerza, dado su tamaño, dependencia a commodities y apertura al mercado global”, añade Montalva.

La analista de estudios en inversiones de Euroamerica, Martina Ogaz, explica que “si se mira el escenario general donde nuestro principal bien de exportación se revaloriza y aumenta su precio, es un buen escenario, tanto para la actividad local la cual muy probablemente se dinamice y por el lado del fisco, el cual ha resentido las cuentas fiscales por la crisis sanitaria, las cuales podrían mejorar ante los mayores ingresos que genera el mayor precio del cobre”.

Al efecto del cobre en activos locales hay que sumar “el plan de vacunación que ha avanzado sin mayores problemas a nivel local. Esto puede ayudar a que varios sectores de la economía comiencen a recuperarse luego de la crisis económica que dejo la pandemia en 2020”, agrega Ogaz.

Ante un eventual nuevo superciclo del cobre, Montalva espera “un rally de largo plazo en activos locales y una apreciación del peso en el largo plazo”. Para aprovechar esa tendencia recomienda “invertir directamente en un índice bursátil nacional, siempre al inicio de este tipo de tendencias saltan primero las large cap, por lo que partiría en el Ipsa para agregar gradualmente mid y small caps”.

Considerando que “se espera que el rally del cobre se mantenga por todo el 2021”, el trader senior de Libertex, Carlos Quezada señala que “la debilidad del dólar debiese mantenerse durante todo 2021, lo que aumentaría la demanda de acciones americanas y commodities que cotizan en dólares, ya que a un precio más bajo se puede comprar más, a medida que el dólar realmente continúe a la baja”, indica.

Efectos cambiarios en las inversiones

Si bien el rally del cobre y, por consiguiente, la apreciación del peso chileno genera un círculo virtuoso a nivel local, las inversiones en el extranjero pueden verse afectadas.

Con un peso más fuerte, “las inversiones en dólares se ven afectadas siempre que se quiera hacer el cambio a la moneda local, ya que al realizar este cambio el retorno será menor. Para esto lo que siempre se recomienda son coberturas de riesgo cambiario, porque así se minimiza el riesgo por cambio de moneda, el inversionista sólo se debe preocupar de analizar y realizar buenas inversiones”, explica Quezada.

En esto concuerda Ogaz. “La depreciación del dólar a nivel local puede afectar las inversiones en dólares sobre todo por el efecto cambiario que hay detrás”.

Sin embargo, su estimación difiere de las de Montalva y Quezada. “Nuestro escenario contempla que esta apreciación de la paridad local es momentánea y a mediano plazo esperamos que el peso chileno se deprecie frente al dólar”, afirman.

Factores idiosincráticos

El economista jefe del grupo Security, Felipe Jaque, sostiene que la volatilidad vista en el tipo de cambio está “particularmente alta” y que no se debe olvidar el premio por riesgo idiosincrático que el tipo de cambio está mostrando desde la crisis social del 2019, que va y viene.

“Hay periodos importantes de tiempo en que se ha visto esa prima de un 5%, unos $ 30 o más. En otros momentos ha habido menos prima por riesgo, hoy está bastante apretada”, dice Jaque.

Es por eso que él llama a la cautela porque podría volver ese nivel de premio, “no obstante las buenas condiciones externas, el tipo de cambio no se aprecie, o incluso se deprecie algo, por efecto del resurgimiento de esta prima por riesgo”

Por ello, Jaque no ve tan probable que el precio del dólar baje de los $ 700, “sino que estará rondando los $ 720-$ 730 aun con estos precios de cobre”.

Rally del cobre

Con todo, Jaque ve “un escenario favorable para activos de economías emergentes, para la toma de riesgo y creemos que va a seguir siendo favorable para mercados bursátiles de emergentes, como Chile, América Latina, Asia, versus los mercados desarrollados”.

“Hasta hora en nuestra cartera recomendada estamos bastante cargados a los commodities, en particular, en lo que venía más rezagado que eran los precios de celulosa, lo que nos hace estar más cargados en forestales. Estamos algo más neutrales en litio con SQM y hierro, con CAP. En general lo que ha andado mejor a nivel local son los commodities y los bancos, que tiene más que ver con las expectativas de recuperación”, explica el economista de Security.

Fuente: Diario Financiero