Minera del grupo Luksic anota alza en producción de cobre al cuarto trimestre y ajusta monto de inversión en expansión de Los Pelambres

Para este año, Antofagasta Minerals estima una producción de 730.000 a 760.000 toneladas de cobre.

Antofagasta Minerals (AMSA), el brazo minero del grupo Luksic, reportó este miércoles que durante el año 2020 logró una producción de cobre fino de 733.900 toneladas, resultado que está en línea con lo proyectado a principios de ese año. Esto, frente a las 770.000 toneladas alcanzadas en 2019, representando una baja de 4,7%.

Eso sí, solo la producción de cobre en el cuarto trimestre de 2020 fue de 192.600 toneladas, un 13,6% más que en el trimestre anterior debido a un mayor rendimiento en todas las operaciones.

En cuanto a los subproductos, la producción de oro en 2020 fue de 204.100 onzas, representando una baja de 27,7% respecto al año anterior debido a menores leyes de este metal en Minera Centinela. Mientras, la producción de molibdeno creció en 8,6% a 12.600 toneladas, gracias a un aumento en el procesamiento en Minera Los Pelambres.

Para este año, Antofagasta Minerals estima una producción de 730.000 a 760.000 toneladas de cobre, 240.000 a 260.000 onzas de oro y 9.500 a 11.000 toneladas de molibdeno.

El crecimiento proyectado en la producción de cobre y oro se debe a mayores leyes en la línea de sulfuros de Minera Centinela y a una alta eficiencia operacional en las cuatro compañías mineras. Así, la firma espera que la producción 2021 tenga un costo neto de caja de US$1,25 la libra.

Por otra parte, el grupo espera impulsar inversiones por US$1.600 millones durante 2021. «De esta forma, esperamos contribuir a enfrentar la crisis social y económica generada por la pandemia, especialmente en las comunas donde están nuestras operaciones y proyectos», sostuvo el presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals, Iván Arriagada.

Revisión de proyecto INCO

En cuanto al proyecto de Infraestructura Complementaria de Minera Los Pelambres (INCO), que se vio suspendida temporalmente durante 2020 a raíz de la pandemia y cuya construcción fue reiniciada en agosto, alcanzó un avance del 45% al final del trimestre.

Además, el grupo finalizó recientemente una revisión del cronograma y los costos del proyecto, incluidos los asociados con las restricciones continuas debido al Covid-19 y cambios en las obras marinas para permitir la expansión futura de la planta desaladora.

«Hace poco terminamos una revisión exhaustiva de este proyecto, sus costos y del cronograma de ejecución. Esta revisión incorpora una nueva estimación de inversión debido a restricciones de dotación en faena relacionadas con la pandemia y a cambios en las obras marinas para
permitir una futura ampliación de planta desaladora a 800 litros por segundo», dijo Arriagada.

Según se detalló, el análisis llevó a una nueva expectativa de inversión de US$1.700 millones, por encima del costo del proyecto original de US$ 1.300 millones. Además, se espera que entre en producción en la primera mitad del 2022.

En el reporte se precisa que, de este aumento, aproximadamente $ 235 millones están relacionados con las obras marinas revisadas, la planta desalinizadora y el oleoducto, $ 140 millones con los costos de COVID-19 y la extensión del cronograma de construcción y el saldo refleja otros ajustes que incluyen cambios en los precios de los insumos y el tipo de cambio.

Durante el primer trimestre, Minera Los Pelambres ingresará al Sistema de Evaluación Impacto Ambiental (SEIA) el proyecto de Adaptación Operacional que, entre otras obras, considera la ampliación de la planta desaladora que está en construcción en el proyecto INCO. De esta forma,
Los Pelambres será la primera compañía de la zona central de Chile que utilizará principalmente agua de mar para producir cobre.

Baja de costos

En un comunicado, la minera destacó la disminución de sus costos y el hecho de completar más de dos años sin accidentes fatales en sus faenas y proyectos. «Nuestra prioridad es proteger la salud y la seguridad de nuestros trabajadores y colaboradores, así como la de las comunidades
que viven en nuestras áreas de influencia. Esto no cambiará en 2021, ya que mantendremos todos los protocolos sanitarios implementados en 2020″, recalcó Arriagada.

El ejecutivo dijo estar contento de informar que, por segundo año consecutivo, «no hubo accidentes fatales y que los indicadores de seguridad siguen mejorando en todas nuestras operaciones».

Junto con lo anterior, destacó que el costo neto de caja llegó a US$1,14 por libra en promedio durante el año anterior, lo que implica una reducción de 6,6% en comparación con 2019. Esto se debe, explicó la compañía, a una mayor debilidad del peso, menor valor de insumos y al programa de control de costos que ha impulsado el grupo durante los últimos años.

«Las operaciones de Antofagasta Minerals demostraron ser resilientes y flexibles, lo que nos permitió cumplir con todas nuestras proyecciones en relación con la producción, los costos y la seguridad», añadió.

Fuente Diario Financiero