Minera ligada a capitales canadienses pide su reorganización por los efectos de la sequía y el Covid-19

Minera Tres Valles, perteneciente a Sprott Resource Holding y al grupo local Vecchiola, acusa el impacto de la caída en el precio del cobre en su operación.

A pesar de que el sector minero en Chile se ha mantenido resiliente a los efectos del Covid-19, la mediana minería ha debido enfrentar un escenario más complejo entre sus pares, ya que vienen arrastrando dificultades previas marcadas por la caída del precio del cobre.

La primera que no logró sortear este panorama es Minera Tres Valles que ayer solicitó la apertura de un procedimiento de acuerdo de reorganización judicial. Minera Tres Valles, empresa de mediana minería de cobre que opera en la Región de Coquimbo, provincia de Salamanca, es una compañía perteneciente a la canadiense Sprott Resource Holding (SHRI) en un 70% y al grupo local Vecchiola en un 30%.

Esto, luego que hace tres años éste último, propietario de uno de los mayores conglomerados de servicios para la minería del país, recaudará US$ 40 millones con la venta de la firma. Según explicó en un escrito Nelson Contador, quien actúa como representante de la firma, la empresa ha operado dos yacimientos principales y varios secundarios desde el año 2010 a la fecha.

Durante los años 2014 a 2017 se realizó una reingeniería del yacimiento explotado por Minera Tres Valles, llegando a la conclusión que para optimizarlo era necesario desarrollar tres proyectos estructurales, cuya inversión total alcanzaba los US$ 25 millones.

En ese devenir, a pesar de cerrar financiamiento, la entrada de recursos efectivos fue menor, a lo que se sumó que los proyectos fueron sustentados además por los flujos provenientes de la operación. Fue así que en octubre del año pasado las líneas de crédito para financiamiento de corto plazo se cerraron o disminuyeron de forma significativa, generando una «enorme presión» sobre la liquidez de la compañía.

A esto se sumó la «peor sequía en los últimos 70 años» en la región donde operan. En esa línea, se señala que, a pesar de contar con derechos de agua que cubren las necesidades del giro, solo se ha obtenido el 15% del flujo normal. Por esto, la compañía se vio forzada a disminuir sus operaciones, debiendo procesar únicamente el mineral para el cual existía disponibilidad de agua.

A estos hechos previos, Minera Tres Valles agrega los efectos de la pandemia, especialmente por un oficio emitido por la Municipalidad de Salamanca en que se solicitó a la compañía el cierre temporal de sus operaciones. Esto produjo la detención de las operaciones de las dos principales minas (Don Gabriel y Papomono), continuando solo con la explotación de un yacimiento secundario o satélite denominado Rajo Norte.

Otra consecuencia de la pandemia que terminó por agudizar la situación de la compañía es la caída en el precio del cobre a nivel mundial que ha hecho imposible que la empresa sea capaz de cumplir los compromisos financieros en los plazos que se encuentran acordados. Sin embargo, en vista que la compañía cuenta con un inventario de productos en procesos, se estima -según se asegura en el escrito- que será capaz de producir entre 350-340 toneladas métricas de cátodos de cobre durante este período, de modo de dar continuidad al giro de la misma y poder retomar la plena producción apenas los mercados se normalicen.

Contador, abogado con más de 35 años de trayectoria y experto en este tipo de casos, también deberá sacar adelante la reorganización judicial del operador de casinos Enjoy y de la matriz de Trial.

Fuente Diario Financiero

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More