Teck retrasará inicio de estudio de prefactibilidad y continuará análisis de Quebrada Blanca 3

Canadiense indicó que la iniciativa está suspendida y que están “totalmente concentrados” en ejecutar la fase 2.

Si bien los planes de Teck caminaban a paso firme a fines de 2018 cuando consiguió a la japonesa Sumitomo como socio para impulsar el megaproyecto minero Quebrada Blanca 2, en los últimos meses la minera ha debido enfrentar contratiempos, como retrasos en el cronograma de la iniciativa por los permisos y la agitación social. A lo que suma que desde el 18 de marzo la compañía mantiene suspendida temporalmente la construcción de Quebrada Blanca 2 -cuyo avance era de 29%- para garantizar la seguridad de sus trabajadores ante el coronavirus.

Mientras el foco está puesto en la iniciativa, se puso la cuota de cautela frente a la marcha de su tercera fase. Según reconoció Teck en sus resultados al 31 de marzo de 2019 de su operación en Chile, los estudios de perforación e ingeniería del proyecto Quebrada Blanca 3 están en curso y aseguró: “En atención al programa de reducción de costos, la compañía retrasará el inicio del estudio de prefactibilidad y continuará con los análisis de desarrollo”. De todas formas, agregó que “el proyecto continúa explorando oportunidades para duplicar la capacidad de producción para aprovechar los recursos más allá de Quebrada Blanca 2”.

Desde Teck explican que a comienzos de octubre de 2019 inició un Programa de Reducción de Costos -que aún sigue en curso- debido a “las condiciones de mercado en todos nuestros productos primarios” y el objetivo es alcanzar reducciones específicas totales por mil millones de dólares. “Quebrada Blanca 3 está suspendido, estamos totalmente concentrados en ejecutar e implementar Quebrada Blanca 2 de la mejor manera”, enfatizan.

En esa línea, aseguran que en Quebrada Blanca 2 “se han hecho progresos considerables en todas las áreas del proyecto, y muchas de las actividades de mayor riesgo se han completado o están muy avanzadas”, si bien actualmente “no es posible predecir cuándo se reiniciará la construcción”.

La tercera fase era vista con optimismo en julio pasado y la compañía celebraba que había encontrado más mineral de lo programado, ya que con Quebrada Blanca 2 sólo se está aprovechando el 25% del mineral disponible. “Hemos aumentado el recurso mineral de 4 mil millones a 6,5 mil millones”, aseguraba el presidente y CEO de Teck, Don Lindsay, quien sostenía que no podrían ver algún proyecto hasta tener el estudio de prefactibilidad y factibilidad.

La canadiense sigue atenta al devenir de Quebrada Blanca 2 en medio de la crisis sanitaria, advirtiendo que, a nivel global, ha tenido un efecto significativo en los precios de los commodities. “Como resultado de lo anterior, es posible una reducción en la producción de cobre de la compañía y podría tener un efecto adverso significativo en los flujos de efectivo y en el proyecto”, sinceraron.