Teck y Consejo de Monumentos Nacionales revelan hallazgos arqueológicos en construcción de Quebrada Blanca 2

En medio de las obras, fueron encontrados restos humanos momificados acompañados de ropas y objetos, por lo que la canadiense deberá continuar estudiando estos descubrimientos y remitir nuevos informes.

En el marco de las actividades de construcción de Quebrada Blanca 2 -que involucra una inversión de US$ 4.700 millones- la canadiense Teck reveló este viernes un hallazgo arqueológico en la Región de Tarapacá de cuatro fosas mortuorias en «excelente» estado de conservación debido a las variables climáticas y geográficas del sector. Según la observación preliminar, podría corresponder a restos humanos del período Formativo Temprano, entre el 1.100 A.C. al 400 A.C., aunque aún deben realizarse las pruebas que arrojen su datación exacta.

Según explicó la canadiense a través de un comunicado, mientras se hacían las excavaciones en la zona donde se construye el puerto para el proyecto minero, se realizó un «hallazgo no previsto», como se denomina al hecho de encontrar restos arqueológicos no presupuestados. Esto gatilló que con la coordinación de la oficina de Gestión de Proyectos Sustentables (GPS) del Ministerio de Economía se estableciera un trabajo y diálogo conjunto con la subsecretaría del Patrimonio Cultural, el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) y Teck.

Así, el CMN entregó las directrices para el tratamiento de este hallazgo, dejando un amplio espacio para las excavaciones, y en febrero de este año un equipo multidisciplinario de Teck, compuesto por arqueólogos, antropólogos físicos, conservadores y geomensores, llevaron a cabo las obras de rescate.

La minera detalló que, producto de las condiciones salinas del suelo, la falta de lluvia y baja humedad relativa, los restos humanos se aprecian momificados, con sus ropas completas -incluidos turbantes y sandalias de cuero de lobo marino- de vivos colores y avanzada técnica de confección, así como una serie de elementos que dan cuenta de su forma de vida (espacios de cocina, de habitación y múltiples instrumentos, adornos, cestería, anzuelos, esteras y elementos de caza, entre muchos otros).

El subsecretario del Patrimonio y presidente del Consejo de Monumentos Nacionales, Emilio De la Cerda, señaló que «el patrimonio cultural es parte fundamental de un desarrollo integral de las sociedades y este proyecto es un ejemplo de que con trabajo conjunto entre las partes y con un diálogo abierto se pueden compatibilizar de buena manera proyectos de inversión que son muy relevantes para el país y las regiones, poniendo al frente la necesaria protección y rescate del patrimonio».

En esa línea, agregó que los hallazgos que se han realizado son «muy importantes» y dan cuenta de diferentes dimensiones y formas de vida de los pueblos que allí residían. «Es por ello que seguiremos trabajando conjuntamente para su proyección y puesta en valor futura», destacó.

Teck informó que los resultados de estos trabajos fueron expuestos ante la sesión plenaria del Consejo de Monumentos Nacionales del 19 de agosto. En forma unánime, acordaron lo siguiente: «El Consejo acuerda tomar conocimiento de los sitios descubiertos, de excepcional valor y significado, y felicitar el trabajo realizado, de gran calidad. Constatando el potencial científico y patrimonial de los bienes, se acuerda continuar el trabajo conjunto con la empresa, con miras a su conservación y amplia difusión, desde una perspectiva integral, relevando el conjunto de sitios y las diferentes dimensiones de los hallazgos, dando cuenta del asentamiento y las formas de vida de los grupos que poblaron la zona».

Los trabajos incluyeron una documentación integral de la recuperación, destacando el uso de fotogrametría de precisión, una técnica que permite obtener registros geométricos de todo el proceso de excavación, preservando su información para futuros estudios científicos de los hallazgos, así como también para la socialización de este importante patrimonio cultural.

Asimismo, la minera indicó que los hallazgos están resguardados en un espacio debidamente habilitado con control de humedad y temperatura, para que luego de los análisis y estudios respectivos puedan ser trasladados al destino que establezca el CMN.

De cara al futuro, la empresa continuará estudiando los hallazgos rescatados y remitirá nuevos informes al CMN, de acuerdo con lo establecido en los procedimientos de la institución, que tiene a su cargo el resguardo y protección del patrimonio arqueológico, que es propiedad del Estado. Asimismo, mantendrá el monitoreo arqueológico durante lo que resta de las obras del proyecto.

«Teck está comprometida con el desarrollo minero responsable y la preservación cultural en la Región de Tarapacá, apoyando los esfuerzos de la autoridad para preservar y difundir el patrimonio cultural», dijo la vicepresidenta de Sustentabilidad y Asuntos Corporativos de Teck Chile, Amparo Cornejo.

Mientras, el consejero del CMN Mauricio Uribe, representante de la Sociedad Chilena de Arqueología, valoró el trabajo conjunto entre el Consejo de Monumentos Nacionales y la empresa Teck. «Es uno de los hallazgos más relevantes de los últimos años en el Norte Grande y la forma de trabajo, con intervenciones controladas, nos permite que relevemos este hallazgo completo, en su contexto, sin daños y con total integridad, lo que asegura su valor y relevancia en el ámbito patrimonial y científico», dijo.

Y enfatizó: «Vemos aquí un verdadero ejemplo de buena arqueología, y es lo que aspiramos conseguir con otros proyectos relevantes y con alto potencial arqueológico».

 

Fuente: Diario Financiero