Araneda: “La relación con la FTC y los sindicatos existe y está viva”

Proyectó una situación de dificultad y de estrechez durante este año y el próximo en relación al precio del cobre.

La relación de Codelco y sus sindicatos fue abordada ayer en la comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputados por el presidente ejecutivo de Codelco, Octavio Araneda, quien relató que el próximo martes tendrá una nueva reunión con el comité ejecutivo de la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC) para seguir trabajando en diversos temas.

“La relación con la FTC y con los sindicatos que la componen existe, está viva y es más que nunca necesaria dada la situación en que estamos hoy día viviendo”, aseguró.

El timonel de Codelco dedicó gran parte de su intervención a los impactos del Covid-19, detallando que a marzo, según resultados preliminares, la producción alcanzaba un 7% sobre el presupuesto, había una caja cercana a los US$2,8 mil millones, y una productividad de 12% por sobre la meta.

En cuanto a la salud de los trabajadores, desde que se declaró la pandemia hasta hoy hay siete contagios en la faena (cinco trabajadores propios y dos contratistas). Además, se han reportado 45 contagios fuera de las faenas, de los cuales 27 están activos.

Asimismo, la cuprífera destacó que los dos proyectos emblemáticos que al principio paralizaron de manera importante -Chuquicamata Subterránea y el Nuevo Nivel Mina- están retomando sus labores y llegan a un 50% de su actividad normal.

Pese al buen pronóstico, Araneda profundizó en el cuadro que se ve en el mercado. Según explicó Araneda, este año y el próximo se verá un precio del cobre “deprimido” como el que se está viendo ahora, “incluso en algún momento puede que sea más bajo”. Si bien también ha habido una disminución en la producción, fundamentalmente en Perú, Araneda sostuvo que esto igual genera un desbalance y una sobreoferta de cobre. “Esta situación, mientras no haya una cura al problema del coronavirus, probablemente va a durar año 2020-2021”, señaló, agregando que probablemente el precio del cobre podría incluso llegar a 2,10 y en el caso más extremo a 190 centavos entre este año y el próximo.

Pero la historia cambiaría desde ahí en adelante, ya que el cobre seguirá siendo un metal apetecible y demandado. Para Araneda, y de acuerdo a los analistas, las perspectivas a largo plazo son promisorias donde se habla de precios en torno a US$ 3.

“Los supuestos económicos de nuestros proyectos siguen vigentes y, por lo tanto, siguen siendo atractivos y deberíamos seguir empujándolos. Esa es una mirada de largo plazo”, sentenció. Y agregó: “Tiene lógica seguir avanzando e invirtiendo en nuestros proyectos estructurales”.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More