Daniela Desormeaux: “El mundo seguirá demandando litio. No veo amenazas para Chile”

El anuncio de Tesla para participar en un proyecto de minerales de arcilla con Piedmont Lithium en Estados Unidos generó revuelo en el mercado del litio. Por ahora, la directora de estudios de la consultora de Vantaz, Daniela Desormeax, descartó un riesgo para la industria chilena.

¿El anuncio de Tesla puede tener implicancias para la industria chilena?

-No veo una mayor implicancia en decir que se corre un riesgo para el litio chileno, porque en primer lugar este es un proyecto que está en etapa de desarrollo, es decir, muy inicial. En segundo lugar, falta empezar a producir y después lograr producir con las especificaciones que se requieren; entonces, va a llevar tiempo.

Desde una mirada de más largo plazo, el mundo va seguir demandando litio, por lo que se van a necesitar más proyectos y no veo que el litio chileno esté amenazado. Eso sería en un caso en que el mercado creciera muy poco y tuviese mucha entrada de proyectos, pero no es así.

¿En cuánto prevén que crezca el mercado?

-El mercado va a crecer muchísimo. En un escenario conservador tienes una demanda creciendo más de un 10%-12% promedio anual y podría ser mucho más. El que Tesla haya hecho este anuncio no significa que vaya a ser un player en la industria del litio, porque ellos son fabricantes automotriz y de baterías. Su negocio no es el litio, pero sí quieren asegurarse suministro y están firmando este acuerdo de venta preferencial con Piedmont.

¿Qué implicancias tendría si Tianqi incumpliese su deuda de crédito?

-No lo he analizado, pero desde la perspectiva del mercado Tianqi se embarcó en grandes inversiones en un contexto donde los precios del litio venían a la baja y cayeron abruptamente y después vino la recesión económica mundial por la pandemia. Entonces, está viviendo una situación que no es exclusiva para ellos, sino que para muchas empresas.

Además se suma un mal precio…

-El precio de los químicos de litio había subido demasiado por sobre sus fundamentos hacia el año 2017. Entonces, lo que pasó a partir de 2018, es que se observó una vuelta al equilibrio. En 2017 y 2018 vimos una entrada fuerte de Australia, el mercado no creció tanto como se esperaba y hubo acumulación de inventario y eso llevó el precio a la baja.

A las empresas de litio les han tocado dos años muy complejos. Nadie pensó que la producción en Australia iba a entrar tan rápido y que iba a tirar los precios a la baja.

¿Para cuándo se proyecta un mejor precio?

-Eventualmente el precio podría seguir cayendo un poco más. Yo creo que hacia el próximo año o 2022 eventualmente podríamos tener alza en los precios.

 

Fuente: Pulso