Inversión minera superó los US$ 10 mil millones, pero no crecería este año por Covid-19

Cochilco publicó su anuario 2019, donde muestra una recuperación en el empleo del sector y una fuerte expansión en litio.

No solo la cotización del cobre volvió a superar los US$ 3 la libra, sino que la inversión minera en ese metal, así como en el oro, también superó una barrera casi sicológica.

Así lo muestra la última versión del anuario de Cochilco, con datos al cierre de 2019. Esto, porque ese ejercicio cerró con US$ 10.080 millones en desembolsos, un crecimiento de 13%. Hubo tres años seguidos bajo ese umbral.

“Esta alza se debió, particularmente, al desarrollo de los proyectos como Quebrada Blanca II, Ampliación Marginal de Los Pelambres; Spence Growth Option, Nuevo Nivel Mina, y la inversión necesaria para seguir desarrollando Chuquicamata Subterránea de Codelco”, destacó el ministro de Minería, Baldo Prokurica.

 

Agregó que “para este año no se prevé alzas en la inversión debido a la pandemia; las empresas, justificadamente, privilegiaron la salud de los trabajadores reduciendo su presencia en las áreas de desarrollo de proyectos para resguardar las condiciones sanitarias y de seguridad”.

De todos modos, destacó que “creemos que la reactivación de las inversiones se dará durante 2021, una vez regularizada la industria en su totalidad y con un precio del cobre con alzas significativas observado en el último tiempo”.

A juicio del vicepresidente ejecutivo de Cochilco, Marco Riveros, algunos de los factores que determinarán la cotización del mineral estarán relacionados con el crecimiento de China y con cómo evolucione la pandemia, ya que podría “obligar a nuevos confinamientos y, consecuentemente, un nuevo deterioro en la demanda de cobre”.

A favor juega que los niveles de inventarios de cobre en bolsas de metales están bajos y “se observa una escasez de cobre refinado en el mercado debido a la caída en la producción de concentrados a nivel global, por paralizaciones en países productores como Perú y México, por la propagación del Covid-19”.

Algunas mineras han ido sincerando las bajas en producción que habrá producto de la pandemia. Riveros explicó que “se prevé que el punto más bajo en términos de producción de cobre global ya se superó. En contra de las expectativas de hace un mes, Chile mantiene sus niveles de producción. En tanto, Perú y México han registrado alzas importantes de producción en el último mes. Sin embargo, la situación de pandemia está lejos de haber sido superada. Por lo tanto, el riesgo de nuevas suspensiones de producción permanece”.

El anuario también muestra un aumento en la fuerza laboral de la industria, totalizando 248.803 trabajadores, un alza de 20 mil personas en un año.

En materia de costos, aunque el indicador está estable, seis de las 10 mayores faenas del país tuvieron un alza.

“Existe un giro importante en el empleo, ya que se retomaron niveles que no se observaban desde el año 2014. Esta situación, impulsada por mejores expectativas de precios de metales y el avance de nuevos proyectos de inversión, podría explicar parte de los cambios en los indicadores de costo y productividad de algunas compañías. En otras, la explotación de zonas con mejores leyes de mineral más transformaciones operacionales, han contribuido a aumentar la productividad y reducir sus costos”; afirmó Riveros.

En otro ámbito, aunque la presencia femenina se ha duplicado en una década, llegando a más de 21 mil personas, se mantiene en torno al 8% del total.
Crecimiento del litio

Otro dato significativo que muestra el documento es el crecimiento en litio. La producción ha crecido 81% entre 2014 y 2019, alcanzando 111 mil toneladas, destacó Riveros, explicado por el rol de SQM y Albemarle. “Se espera que la producción se duplique hacia mediados de la década conforme se vayan materializando las inversiones. Esta proyección podría ser mayor si se consideran nuevas fuentes de explotación”, dijo Riveros.

 

Fuente: Diario Financiero