Minera Las Cenizas: “Esta pandemia ha evidenciado la vulnerabilidad de la mediana minería”

Empresas de distintos tamaños fueron parte de una actividad organizada por Sonami. Se prevé que la situación no mejore hasta mediados de 2021.

El gerente general del grupo minero Las Cenizas, Cristián Argandoña, aseguró en el marco del seminario “Minería, después de la pandemia”, organizado por Sonami, que la crisis “ha puesto a prueba fuertemente la capacidad de adaptación de las empresas” del sector.

Como compañía, agregó, han tenido 34 contagios, hoy hay 13 activos y un fallecido. Además, han mantenido la misma dotación que tenían antes de la crisis sin recurrir a ningún mecanismo de protección del empleo. Eso sí, dijo que los proyectos fueron ralentizados, pero sin detenerlos.

Desde el punto de vista estructural de la mediana minería, Argandoña recalcó que “esta pandemia de alguna manera le ha pegado y ha evidenciado la vulnerabilidad de nuestro sector”.

“Todos estos procesos significan que el mercado financiero por ejemplo se cierra para empresas del tamaño nuestro, nos ven como de alto riesgo. Entonces, si no hay espalda y no hay reservas, es difícil pasar. Y uno ve periódicamente que crisis tras crisis dos o tres empresas del segmento mediano quedan en el camino”, dijo.

Y agregó: “Hay una luz de alerta y un mensaje para los medianos. Tenemos que de alguna manera tratar de cambiar la mirada, seguir haciendo esfuerzos por incentivar más la exploración a objeto de aumentar nuestra gama de recursos y con eso incrementar nuestros volúmenes y salir un poco de este segmento que, en buen chileno, es como el jamón de sandwich. Es necesario tomar algunas medidas en ese sentido en el mediano y largo plazo”.

El ejecutivo dijo esperar que la recuperación sea con más velocidad. “Los desafío a todos los actores, a las autoridades, para permitir que estos proyectos se retomen con fuerza y con celeridad y probablemente ahí hay que definitivamente revisar mucho el tema de las autorizaciones y las tramitaciones medioambientales que realmente se han transformado en una carga muy relevante e importante para la actividad”, sentenció.

Pequeña minería

El vicepresidente de Sonami, Francisco Araya, aseguró que la pequeña minería ha sufrido también el golpe de la pandemia, pero por su grado de flexibilidad ha podido sortear las dificultades del último tiempo. “Las cifras nos acompañan. Hemos tenido un crecimiento en producción de cobre fino comparado con el año pasado de un 24%. Mientras, las faenas que tenemos en actividad han subido un 35% respecto al año anterior, así que hemos podido enfrentar la adversidad que nos ataca”, detalló.

Mirando el futuro, Araya dijo estar “bastante optimista” sobre todo por el precio del cobre e indicó que este mes ya están pagando el fondo de estabilización, mecanismo que presta dinero cuando el precio está bajo el promedio de largo plazo. Sin embargo, dijo estar preocupado por las regulaciones y, además, pidió a Enami ser “más dinámica” en la entrega de los recursos de dos programas que fueron aprobados en marzo para ir en apoyo a la producción y la reactivación de faenas mineras, aprovechando que la actividad se reencantará.

Las perspectivas de la gran minería

Reconociendo que las decisiones iniciales no fueron las mejores y que el hecho de implementarlas de forma temprana permitió ir mejorando, el presidente ejecutivo de la Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi, Jorge Gómez, abordó los buenos resultados que han obtenido en medio de la pandemia.

“Si bien hemos tenido producciones que han sido mayores, también hay un esfuerzo muy amplio de nuestra gente porque todavía estamos con un 25%-30% menos (de personal), pero que técnicamente de alguna forma u otra son retrasos que los vamos a tener que retomar en los próximos meses”, dijo.

En esa línea, agregó que tiende a pensar de que, bajo las condiciones actuales, continuarán al menos hasta la mitad del próximo año. “De hecho, todos nuestros pronósticos, están siendo de esa manera. Fantástico si esto se resuelve con mayor celeridad”, dijo, tomando en cuenta que una vacuna no estaría antes de 18 meses.

A su juicio, en el caso del cobre hay una gran oportunidad de ser parte de la solución. Y si bien se retrocederá probablemente algunos años, cree que “ese retroceso va a ser con la experiencia que hemos adquirido con respecto al último tiempo”. “En estos tiempos de crisis, los commodities vuelven a ser relevantes”, recalcó.

Por el lado de la canadiense Teck, la vicepresidenta de Sustentabilidad y Asuntos Corporativos, Amparo Cornejo, abordó el momento de la empresa en el país, donde impulsan el desarrollo del proyecto Quebrada Blanca 2, y destacó la reciente decisión de la compañía de reiniciar la movilización de la construcción, visualizando que en un horizonte de tres meses se podrá retomar el personal a un nivel cercano a las 8 mil personas en faena.

“Esto lo vamos a hacer solo si las condiciones de salud en el país lo permiten. Estamos muy confiados en el proceso Paso a Paso que está implementando el gobierno y obviamente esto será solamente posible si es que logramos tener una disciplina que nos permita mantener los sistemas de control, trazabilidad, logística, y también el compromiso de las personas”, aclaró.

La ejecutiva recalcó que están reiniciando QB2 y que el proyecto “evidentemente está muy conectado a cómo siga la situación de salud del país, pero estamos optimistas de que vamos a poder retomarlo y seguir contribuyendo a la economía de la región de Tarapacá y del país”.

 

Fuente: Diario Financiero