SQM reacciona ante revisión que hará la SMA de plan para evitar multa por extracción de salmueras sobre lo autorizado en el Salar de Atacama

En una declaración, la compañía dijo que la decisión de la autoridad de retirar recursos de casación ante la corte suprema permite “concentrar los esfuerzos” en el cumplimiento de la normativa y preocupación de las comunidades.

SQM le restó dramatismo a la decisión de la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) de retirar los recursos de casación ante la Corte Suprema, a raíz de un fallo del Primer Tribunal Ambiental con sede en Antofagasta, que obligaba a la autoridad a dejar sin efecto un Programa de Cumplimiento por US$ 25 millones que la empresa había presentado para evitar una multa.

La minera dijo que esta decisión se encuentra dentro de las facultades de la SMA y que “permite concentrar los esfuerzos de todos los involucrados en el cumplimiento de la normativa y en las preocupaciones de las comunidades”.

“Reafirmamos nuestro compromiso y respeto con la normativa vigente. Estimamos necesario precisar que, con esta decisión, se reabre plenamente el proceso ante la SMA, lo que se traduce en retomar la evaluación del programa de cumplimiento propuesto por SQM”, enfatizó la empresa.

Luego agregó en su declaración que “continuaremos trabajando en fortalecer nuestra gestión, integrando las medidas que las autoridades consideren necesarias en pos de una producción más sustentable. Respetamos y valoramos las mejoras que sean requeridas y que apunten a que nuestra operación esté cada día en mayor armonía con nuestro entorno”.

El Programa de Cumplimiento había surgido después que en noviembre de 2016, la SMA abriera un proceso sancionatorio tras detectar seis infracciones relacionadas principalmente a la extracción de salmuera fresca por sobre lo autorizado. Esto llevó a que en enero de 2019 se aprobara un plan para evitar una multa, que incluía medidas por un costo estimado de US$ 25 millones.

Te puede interesar: El estratégico terreno que enfrenta a SQM con la FACH

El caso llegó al Tribunal Ambiental luego que comunidades elevaran recursos para oponerse a la medida, los que fueron fallados el 26 de diciembre por la instancia, aduciendo que el procedimiento sancionatorio no había cumplido con los criterios de eficacia e integridad. Esto, teniendo en consideración la especial condición de fragilidad que presenta el Salar de Atacama desde -por ejemplo- un punto de vista ecosistémico, sumándose el estatus de protección jurídica del territorio donde se emplaza el proyecto en el que habitan comunidades del pueblo licanantay. De esta forma, el Tribunal dejó sin efecto la resolución de la entidad fiscalizadora que dio luz verde a este plan, retrotrayendo el procedimiento sancionatorio al estado en que se encontraba previamente.

Según explicó el miércoles la Superintendencia, el desistimiento se presenta considerando que «la SMA, paralelamente a la tramitación del procedimiento sancionatorio seguido en contra de SQM Salar, ha comenzado a desarrollar un trabajo amplio de gestión territorial de la cuenca del Salar de Atacama, especialmente referido al seguimiento ambiental del lugar».

Esto ha involucrado tomar una serie de acciones referidas a las principales empresas que tienen proyectos en el salar: Minera Escondida, Minera Zaldívar, Albemarle y SQM Salar.

Ahora, con la decisión se volverá a rehacer este proceso, lo que podría dar pie a un nuevo Plan de Cumplimiento o, si no fuera satisfactorio, a una multa.

 

Fuente: Diario Financiero